BLOG / FINANZAS
 
José Manuel Robles
Ph.D. UCLA, EE.UU.
 
Finanzas
DECISIONES FINANCIERAS: Somos irracionales al invertir
Publicación 3 de 3, Clases del MBA - UDD todos los domingos en El Mercurio
La explosiva mezcla de inversionistas ambiciosos y oferentes manipuladores siguen provocando bullados fraudes y no pocas crisis.
Oct
02
2016

Newton en la crisis de la Compañía de Mares del Sur en 1720: “Puedo predecir el movimiento de las estrellas, pero no la locura de los hombres”.


Si te interesa profundizar en este atículo te invitamos al seminario “Riesgos, Inversiones y Teoría de Juegos para la Empresa”. Solicita una invitación gratuita en www.mba.udd.cl

Click para ampliar la imagen.

Comportamiento humano y crisis financieras


El comportamiento racional de los inversionistas, aquellos que optimizan su función de utilidad, no han explicado satisfactoriamente los fenómenos observados en el mercado de capitales, en las crisis financieras ni en las estafas que durante los últimos años tan frecuentemente hemos vivido. Esto generó la búsqueda de teorías basadas en nuevas metodologías hoy agrupadas en las llamadas finanzas conductuales, neurociencia, teoría del valor compartido y teoría de juegos.

No somos completamente racionales, somos imperfectos, cometemos errores, somos humanos. Esta visión nace con uno de los referentes más importantes del pensamiento económico, Adam Smith, en su libro del año 1759, ”Theory of Moral Sentiments”, donde habla de la psicología y la moralidad de las personas. Está claro que este libro ha sido muy poco leído en comparación a su gran obra del año 1776, “Wealth of Nations”. Afortunadamente, la dimensión humana del inversionista renace con los trabajos de Daniel Kahneman (premio Nobel de Economía 2002) y Amos Tversky en su libro “Choices, Values, and Frames”, de Robert Shiller (premio Nobel de Economía 2013) en su libro “Irrational Exuberance” y de Dan Ariely en su libro “Predictably Irrational”. Este último profesor participará en octubre en un seminario en Santiago.

DEBACLES HISTÓRICAS
Revisemos algunas de las principales crisis financieras de nuestra historia para observar desde distintas perspectivas el comportamiento de la gente:


  • La burbuja de los tulipanes en Holanda, años 1636-37. Estos bulbos que generan pétalos de intenso color lo hacían un artículo de súper lujo.Los precios de los bulbos de tulipanes subieron y bajaron abruptamente en seis meses, llegando a valer cada bulbo más que una casa. Los prudentes empezaron vender y vino el pánico y la ola vendedora en los restantes inversionistas. Esta crisis con transacciones sobre el valor intrínseco del bien, tuvo un impacto financiero en toda Europa.

  • La burbuja de la Compañía de Mares del Sur en 1720 (British South Sea Company Bubble). En época de prosperidad y opulencia del imperio británico, una empresa con oficinas extravagantes en Londres compró los derechos del comercio en los mares del sur para intercambiar lana inglesa por oro mexicano y sudamericano. El apetito voraz de inversionistas especuladores hizo subir el precio de las acciones de 100 libras a 1.000 libras en corto tiempo. La empresa, además de ser ilegal en aquellos tiempos, nunca realizó ningún viaje con su cometido, solo hizo algunos transportes de esclavos. Los dueños de la empresa deciden vender en la cima del valor bursátil y nuevamente el pánico generalizado por vender llevo su valor a cero. La historia cuenta que el gran físico Isaac Newton perdió todos sus ahorros en esta compañía, oportunidad en que dijo “puedo predecir el movimiento de las estrellas pero no la locura de los hombres”.

  • La crisis del 29, La Gran Depresión. Se originó en Estados Unidos y tuvo efectos devastadores en casi todos los países. Se perdió prácticamente el 90% de la riqueza de ese entonces.

  • La crisis inmobiliaria en Japón en 1991, de la cual aún no se recupera. En ese año, el terreno bajo el Palacio Imperial tenía un valor equivalente a todo Canadá. Hoy día los japoneses son más tímidos y toman menos riesgos.

  • La crisis de las punto com de 2000. La alta valorización de empresas punto com vinculadas a internet, hizo subir el índice accionario Nasdaq a 5.000 puntos, para caer en 2002 a 1.300 puntos. Los valores intrínsecos o fundamentales de las empresas no fueron tomados en cuenta por la vorágine compradora de inversionistas especuladores. Luego de esta crisis, los especialistas financieros dijeron nunca más cometemos estos errores y se volcaron a las propiedades, siendo responsables de la próxima crisis.

  • La crisis inmobiliaria subprime de 2008. Las propiedades aumentaron a más del doble sus valorizaciones, lo que sumado al efecto de políticas del gobierno y de una serie de comportamientos de otras instituciones como bancos, aseguradoras, clasificadoras de riesgo, además de la desregulación y de innovaciones financieras propias de la época, provocó que se perdieran miles de billones de dólares en todo el mundo. El índice accionario DOW en octubre de 2007 alcanzaba un valor de 14.000 y en marzo de 2009, de 6.600 puntos.

Apropósito de Garay y otros casos: ¿Cómo se puede explotar la debilidad humana?


En nuestro medio han aparecido situaciones de inversiones no aclaradas aún, relacionadas con las empresas AC Inversions, Grupo Arcano, IM Forex, Rodríguez y Asociados, Francisco Montaner, Rafael Garay, entre otros. Estos casos muestran el comportamiento humano frente a decisiones de inversión de inversionistas ambiciosos y oferentes manipuladores. En la mayoría de ellos, los oferentes ofrecían rentabilidades del 6 al 10% mensual cuando los grandes bancos solo ofrecían el 0,3%. Es posible, en alguno de estos casos, que el inicio de las operaciones financieras de los oferentes haya sido absolutamente honesto aunque de muy alto riesgo. ¿Cómo se pudo explotar la debilidad humana? Algunas explicaciones dadas por Kahneman y Tversky apuntan a lo siguiente:


  • Las personas piensan en probabilidades asignando ponderaciones distintas a los eventos que tienen muy baja probabilidad de ser verdaderos. Algunas personas le asignan el valor cero y otras en cambio, el valor propiamente tal. Un ejemplo son los tótem, que aún existen, dentro de los aeropuertos para vender seguros para un viaje específico. Existen personas que sí sacan dicho seguro, que son las menos, y existe un grupo mayoritario que no lo hace. La compañía de seguros manipula esta característica humana de algunos viajeros.

  • Teoría del Lamento. Cuando un amigo nos habla de una estupenda inversión, sentimos una emoción dolorosa de cometer un error si no la efectuamos.

  • Exceso de confianza, somos humanos jugadores y apostadores que pensamos que estamos sobre el promedio de los participantes del mercado.

  • Contagio social, somos personas interdependientes que nos gusta movernos con nuestros pares.

Uno de los grandes resultados empíricos de Kahneman y Tversky es que el valor de la función de utilidad es más agudo en el dominio de las pérdidas que en el de las ganancias, característica que luego llamaron “aversión a las pérdidas”. De esta forma explicaron el rechazo a las apuestas que ofrecen con igual probabilidad ganar o perder una misma cantidad.
Otro ejemplo empírico interesante que nos muestra nuestra actitud hacia el riesgo y la incertidumbre es: Una urna A tiene 100 bolitas, 50 rojas y 50 negras. Usted debe escoger un color y luego sacar una bolita. Si la bolita es de su color, usted gana $10.000. ¿Qué color escoge y cuánto estaría dispuesto a pagar por jugar?

Ahora le presentan una urna B también con 100 bolitas pero con proporción desconocida respecto de los colores. Lo enfrentan al mismo juego.

La observación empírica muestra que las personas escogen con mayor frecuencia el color rojo y prefieren jugar la urna A y no la B, o bien, pagarían menos por el juego en la B. Siendo matemáticamente el mismo juego en ambas urnas, a la gente no le gusta la incertidumbre. No somos racionales.

El profesor de Duke University, Dan Ariely, afirma que no solo somos irracionales, sino también predeciblemente irracionales y que nuestra irracionalidad se repite de la misma manera una y otra vez. En su libro indica muchísimos ejemplos del comportamiento humano frente a alternativas de inversión o compra.

Un ejemplo de Ariely que encontramos a diario en las tiendas de retail es en la sección de televisores, donde estratégicamente colocan tres televisores, de distintas calidades y tamaños con tres diferentes y bien marcados precios. La elección más común es escoger el del medio, siendo este el que la tienda tiene más interés en vender. Otro ejemplo lo vemos cuando leemos el menú en un restaurant. La estrategia de colocar un plato muy caro es habitual y persigue manipular al comensal a seleccionar el segundo plato más caro, siendo este nuevamente el más beneficioso para el restaurant.

Finalmente para terminar, los tres consejos que considero más relevantes para realizar una inversión son:


  • Diversificar. La diversificación es un almuerzo gratis.

  • Invertir en negocios o proyectos que estén dentro del círculo de competencias de cada uno de ustedes. No invertir en negocios de los cuales se desconoce en su totalidad.

  • En este mundo no todas las personas son buenas.

PRÓXIMO DOMINGO: TEORÍA DE JUEGOS



ÚLTIMOS COMENTARIOS
Deja tu comentario:
Nombre*:   
E-mail*:   
Validador*:   captcha
   
Mensaje*:  
  500 Caracteres restantes.
   

Última actualización: 12 de Noviembre de 2018 a las 17:43