BLOG / EMPRENDIMIENTO
 
Vesna Mandakovic y Antonio Lecuna
Ph.D. PUC Chile y ESADE España respectivamente
 
Emprendimiento
Ecosistema emprendedor: no hay una receta única
Publicación 2 de 3, Clases del MBA - UDD todos los domingos en El Mercurio
A partir de las dimensiones, estilos y climas locales es posible crear un ecosistema propicio para iniciar nuevos negocios.
Jul
10
2016

Si bien ciertas políticas públicas pueden ser exitosas en determinados contextos, la evidencia internacional muestra que nada asegura que al momento de ser replicadas generen un aumento en la actividad emprendedora de alto impacto.



Está demostrado que tener un mentor aumenta el éxito de un emprendimiento y que los sistemas de mentoring en una determinada región aumentan la creación y tasa de sobrevivencia de estos negocios.
Click para ampliar la imagen.

Repliquen Silicon Valley... si quieren fracasar


Se ha demostrado que las políticas públicas enfocadas en mejorar los diseños institucionales generan condiciones favorables para quienes quieren ser emprendedores.
Sin embargo, estas políticas públicas son una condición necesaria y no suficiente, ya que para generar emprendimientos de alto impacto no hay una receta mágica.

En la búsqueda de cómo aumentar la cantidad pero también la calidad de los emprendimientos, se han hecho esfuerzos desde la academia por identificar los elementos que determinan la dinámica del emprendimiento de alto impacto.
No obstante, este enfoque está centrado básicamente en aspectos ligados a instituciones formales, como son las regulaciones, políticas y programas de fomento al emprendimiento.
Si bien ciertas políticas públicas pueden ser exitosas en determinados contextos, la evidencia internacional muestra que nada asegura que al momento de ser replicadas generen un aumento en la actividad emprendedora de alto impacto.

En un provocador artículo de Daniel Isenberg, publicado el año 2010 en Harvard Business Review, se llama a los gobiernos a no emular Silicon Valley, ya que de hacerlo están condicionados a la frustración y el fracaso.
Como alternativa, Daniel Isenberg propone diseñar un “ecosistema” en torno a las condiciones locales del país o región: “Los gobiernos debieran hacer un traje a la medida que se ajuste a sus dimensiones, estilos y climas locales”.

Ecosistema emprendedor: las claves para una experiencia exitosa


El enfoque que se ha venido estudiando en los últimos años incluye a las instituciones formales, pero dentro de un modelo más complejo denominado “ecosistema emprendedor”, el que se define como “un grupo de actores y factores interdependientes, coordinados de manera tal que promueven el emprendimiento de alto impacto”.
En particular, la literatura sobre los ecosistemas emprendedores se centra en el papel del contexto (social) que permite o restringe la iniciativa emprendedora. Este enfoque no ve al emprendedor solo como el resultado del sistema en el cual se desarrolló, sino que lo integra como el actor central en la creación del ecosistema, retroalimentándolo y manteniéndolo saludable. Un emprendedor que está comprometido con el ecosistema, lo retroalimenta a través de su vinculación con los distintos elementos del mismo.



Click para ampliar la imagen.

Para el emprendimiento el ecosistema consiste en miles de elementos específicos, sobre los cuales Erik Stam (2015), resumiendo la literatura existente sobre el tema, señala cuáles son necesarios para emprender, distinguiendo dos tipos de condiciones: las de contexto y las sistémicas.

1.CONDICIONES DE CONTEXTO: ASEGURAN LA CREACIÓN DE VALOR
Estas condiciones de contexto son sociales (instituciones formales y no formales) y físicas, que potencian o no las interacciones de los agentes dentro del ecosistema. Esta categoría también incluye las condiciones del mercado, acceso a compradores y proveedores.
Las instituciones formales corresponden a las políticas públicas y regulaciones que promueven el emprendimiento o que remueven las barreras a la entrada de nuevas empresas. Esto incluye soporte financiero, incentivos regulatorios y leyes asociadas a disminuir la burocracia de creación y destrucción de empresas.

La cultura es considerada una institución no formal, y corresponde a las actitudes de apoyo hacia la actividad emprendedora e historias de emprendimiento. Este concepto se conoce también como legitimidad cultural hacia el emprendimiento el cual se define como el “estatus y respeto percibido por el emprendimiento y los emprendedores en un determinado país” (Klyver y Thornton, 2010). La cultura hacia el emprendimiento está también asociada a la percepción sobre el miedo al fracaso, factor que, como está demostrado, inhibe la acción de emprender. Existen sociedades en las que el castigo al fracaso minimiza las posibilidades de reemprender.

La infraestructura física y las características de la demanda interna también están consideradas como condiciones de contexto. La primera no solamente está asociada a grandes carreteras sino también a los espacios de trabajo y a las telecomunicaciones que permitan la creación y el crecimiento de emprendimientos. Respecto a la demanda interna, los autores la identifican con la presencia de oportunidades en el mercado local y la facilidad para acceder a mercados externos.
Por tanto, las condiciones de contexto son las que aseguran la creación de valor dentro del ecosistema, sin embargo ellas no son suficientes para generar actividad emprendedora de impacto, pues también es necesario incorporar al análisis las condiciones sistémicas.

2.CONDICIONES SISTÉMICAS: DAN DINAMISMO Y ÉXITO AL ECOSISTEMA
El dinamismo del ecosistema se basa en las condiciones sistémicas: redes de emprendedores, liderazgo, finanzas, talento, conocimiento y servicios de soporte. La existencia y la interacción de estas condiciones son claves para el éxito del ecosistema.
Las redes de emprendedores permiten el flujo de información dentro del ecosistema, mejorando así la asignación efectiva de los recursos. Asimismo, ayudan a los emprendedores a conectarse, permitiéndoles reunir información sobre los mercados, tecnologías y financiamiento. A su vez, la información desmitifica las percepciones que tienen los individuos sobre la actividad emprendedora, mientras que las redes de conversación y apoyo allanan el camino hacia la construcción de emprendimientos con valor agregado. Pero para que las redes se generen, es necesario que exista un liderazgo visible y comprometido de parte de los emprendedores.

Por lo anterior, el liderazgo se torna en un elemento relevante en el ecosistema, que ayuda a construir y generar modelos a seguir. Está demostrado empíricamente que tener un mentor aumenta el éxito de un emprendimiento y que los sistemas de mentoring en una determinada región aumentan la creación y tasa de sobrevivencia de los emprendimientos.
Son los emprendedores consolidados los que contribuyen a construir el capital social para los emprendedores más jóvenes. La interacción entre emprendedores de diferentes disciplinas, con distintas experiencias y en diversas etapas de desarrollo de sus negocios, ayuda a crear ecosistemas de emprendimiento sustentables en el tiempo.

Otra condición sistémica relevante es el acceso a financiamiento en el que también otros emprendedores o agentes del sector privado estén involucrados. Son los mismos emprendedores ya consolidados los que conocen cómo funciona el sistema de financiamiento de un negocio en las etapas iniciales, caracterizadas por los altos niveles de incertidumbre, poca información y retornos a largo plazo.
El conocimiento y el talento proveen de trabajadores capacitados y oportunidades únicas para el emprendimiento. Elevados niveles de capital humano son necesarios para el éxito en la economía del conocimiento, y son los trabajadores altamente capacitados, tanto en las áreas técnicas como de gestión, quienes se convierten en la ventaja competitiva de los emprendimientos para las etapas de crecimiento y madurez.

Finalmente, mencionaremos la oferta de servicios de soporte que provean de asistencia especializada a los emprendimientos en etapas iniciales. Esta condición dice relación con los servicios que prestan contadores, abogados y expertos en recursos humanos que se encuentren familiarizados con los desafíos únicos que enfrentan los emprendimientos de alto impacto.
La idea es que los servicios de soporte entreguen a los emprendedores acceso a aquellos requerimientos que, dada su estructura, ellos no pueden satisfacer internamente. De esta manera, se reducen las barreras de entrada de los proyectos emprendedores al mercado, lo cual se conoce como el time to market de las innovaciones.

El enfoque de ecosistema para el emprendimiento adopta múltiples configuraciones; y en ellas, tanto las instituciones como los atributos interactúan para entregar herramientas y recursos críticos que permiten que los emprendimientos se expandan y evolucionen.
El estudio de los ecosistemas no se debería enfocar solamente en los resultados-tasas de emprendimiento. El foco debiera estar más bien en analizar las condiciones sistémicas y de contexto del ecosistema, cómo interactúan los elementos dentro de ellas y entre ellas, posibilitando que el ecosistema se reproduzca y sostenga a través del tiempo.

PRÓXIMO DOMINGO: RECURSOS HUMANOS



ÚLTIMOS COMENTARIOS
Deja tu comentario:
Nombre*:   
E-mail*:   
Validador*:   captcha
   
Mensaje*:  
  500 Caracteres restantes.
   

Última actualización: 12 de Noviembre de 2018 a las 17:43